Vivimos en un tiempo de gran crisis escolar. Nuestros niños están al final del ranking de naciones industriales del siglo diecinueve en lectura, escritura y aritmética. Bien al final. La narcótica economía del mundo está basada en nuestro propio consumo de la comodidad, si no compráramos tantos empolvados sueños el negocio colapsaría - y las escuelas son un importante punto de venta. La tasa de suicidio de nuestros adolescentes es la más alta en el mundo y los jóvenes suicidas son en su mayoría ricos, no pobres. En Manhattan cincuenta por ciento de todos los casamientos duran menos de cinco años.

Sin dudas algo está mal.

Nuestra crisis escolar es un reflejo de esta crisis social mayor. Parecería que hemos perdido nuestra identidad. Los niños y la gente mayor están confinados y alejados de los temas del mundo a un grado sin precedentes - ya nadie les habla y sin niños ni ancianos mezclándose en la vida cotidiana una comunidad no tiene ni futuro ni pasado, solamente un presente continuo. De hecho, el nombre "comunidad" difícilmente se aplica a la forma en que interactuamos entre nosotros.

Vivimos en redes, no comunidades, y todas las personas que conozco están solitarias debido a esto. En una manera extraña, la escuela es el actor principal en esta tragedia igual que es un actor principal en la culpa expansiva entre clases sociales. Al utilizar la escuela como un mecanismo ordenador parecería que estamos camino a crear un sistema de castas, completo con intocables que deambulan a través de los subterráneos mendigando y durmiendo en las calles.

He notado un fenómeno fascinante en mis veinticinco años de enseñanza - que las escuelas y la escolarización son cada vez más irrelevantes para las grandes empresas del planeta.

Ya nadie cree que los científicos están entrenados en clases de ciencias o los políticos en clases de cívica o los poetas en clases de literatura.

La verdad es que las escuelas realmente no enseñan nada excepto cómo obedecer órdenes.

Este es un gran misterio para mí porque miles de humanos, personas comprensivas trabajando en escuela como maestros y auxiliares y administradores pero la lógica abstracta de la institución sobrepasa su contribución individual .

leer artículo completo acá.

6 interesantes comentarios

  1. Maria // sábado, febrero 23, 2008 2:32:00 a. m.  

    Hola, Yenia

    Muy interesante. Estoy leyendo el artículo entero y me parece que es gente así la que hace que cambien las cosas, o que por lo menos enciende la mecha en algunas personas. Y que opine bien del homeschooling es un punto.

    ¿Va todo bien por casa? 1beso para todos.

  2. Educando en Familia // sábado, febrero 23, 2008 2:20:00 p. m.  

    Hey María,
    ¿Has comenzado a leer la traducción de su libro de la historia secreta del sistema educativo? Estaba pensando en abrir un círculo de lectura para comentarlo en la lista. Este y ese de Rebecca Wild que te estas leyendo. He querido adquirirlos, pero tengo tanto que leeer todavía pendiente. puff!
    Pero te sigo en tus comentarios, aunque esté en silencio porque cada vez que me siento a escribir un comentario en tu blog, uno de los chicos viene a pedirme algo y ya no hago nada, jaja. Ve! aquí está ya uno. puff!
    despues hablamos.

  3. Maria // domingo, febrero 24, 2008 3:45:00 a. m.  

    Empecé a leerlo, pero en la pantalla me cuesta. Sin embargo, me parece buena idea lo del círculo de lectura (lo iré imprimiendo poco a poco).
    1beso.

  4. Educando en Familia // miércoles, febrero 27, 2008 11:11:00 a. m.  

    Puede funcionar. ¿Tal vez con un pedacito al mes?

  5. Maria // jueves, febrero 28, 2008 3:35:00 a. m.  

    Sí, ¿un capítulo al mes, más o menos? ¿Empezamos en marzo?

    1beso.

  6. Educando en Familia // jueves, febrero 28, 2008 11:27:00 a. m.  

    Me agrada la idea. En Marzo, un capítulo por mes.