Los niños que han crecido en una escuela o un hogar que pone en práctica la filosofía educativa de Charlotte Mason disfrutan de una vida maravillosamente variada y al mismo tiempo balanceada.

Todos necesitamos de una estructura que incluye áreas de libertad para elegir actividades, emplear creatividad, y tomarnos el tiempo para responder individualmente a la vida misma.
¿Hay charcos en donde vive? ¿existe lodo o arcilla cerca de usted? ¿Que tal árboles, césped, flores, hormigas?
Los pequeños desean hacer toda esa clase de cosas que les ensucian, y toda esa clase de cosas son buenas para ellos. Disfrutan jugar con arena, escarbar en la tierra, salpicar con el agua del fregadero.
Los niños adoran revolcarse en el césped y sentir la arcilla correr pos sus dedos. Cuando ellos tienen la oportunidad de hacer este tipo de cosas, esto enriquece su espíritu, les hace personas más cariñosas, tanto como la buena música o el enamorarse enriquece el espíritu de los adultos.

Si bien por un lado les permitimos a los demás y hasta a nosotros mismos el tiempo y el espacio para vivir la vida, con toda la energía, salud, y libertad que nos llegan cuando decidimos escoger espontáneamente como deseamos pasar una parte de nuestro tiempo, por otro lado los seres humanos también requerimos de estructura.

Para que un rio sea maravilloso necesita de límites o sus aguas dejan de invitarnos- Así mismo es con la vida. En la vida, dice Charlotte Mason, debemos de ser libres como aves y fieles y humildes como los ángeles.

La fidelidad de la cual Susan habla en este capítulo es aquella que se establece en la fé judeo-cristiana, en donde la definición de lo que es bueno y malo junto con la conciencia son reguladas por las Sagradas Escrituras (Revelación directa y perfecta de Dios) con el propósito, no de esclavizar de manera superficial y caprichosa a los creyentes, pero de delinear un Camino seguro por medio del cual se puede navegar en un mundo corrompido por la maldad.
Es por eso que la fidelidad a este Camino seguro trae consigo una vida balanceada que tan solo puede ser posible gracias a una Revelación directa de Dios, ya que debido a la falibilidad y límites que nos impone nuestra humanidad, nos sería imposible encontrar dirección cualquiera.

Sobre la humildad dice Susan, es el sentido de responsabilidad el que finalmente nos permite abandonar nuestros deseos superficiales para atender las necesidades importantes de la vida real. Esta falta de egoísmo es la que le permite a una persona navegar por la vida y encontrar la verdadera felicidad en las cosas sencillas que merecen toda la atención de aquellos que pretenden vivir una vida plena.

5 interesantes comentarios

  1. Silvia // martes, mayo 12, 2009 2:29:00 a. m.  

    Yenia, un abrazo querida! Que gran aportacion con estas traducciones.

  2. paloma // martes, mayo 12, 2009 6:18:00 a. m.  

    Si Yenia, muchas gracias. De verdad que es una grandísima aportación. Un beso.

  3. Marcela // martes, mayo 12, 2009 9:39:00 a. m.  

    una entrada preciosa Yenia!

    un beso

  4. Estherqp // martes, mayo 12, 2009 4:58:00 p. m.  

    Gracias Yenia, muy bonita entrada y totalmente de acuerdo.

  5. Educando en Familia // lunes, junio 01, 2009 12:48:00 a. m.  

    Hey chicas,

    Que bien que les gusto. Se siente super poder "comer" esto con ustedes. :)