Por Azu Fundadora del Grupo de Apoyo Amigos Homeschoolers.

Cuando empezamos la relación con nuestro hijo, incluso antes de que haya nacido, empezamos a sentir una mezcla de regocijo interno y de conciencia de responsabilidad al saber que vamos a ser padres. Somos conscientes como nunca de que la relación empieza a establecerse desde antes del parto y no solo le hablamos y cantamos, sinó que algunos incluso empiezan a pensar en como estimular desde bien temprano su inteligencia, y empiezan todo el proceso educativo de sus hijos desde el embarazo, ya sea con cinturones específicos, con cd’s de música especiales para el periodo prenatal, etc. Cuando por fin llega el día del parto y nuestro bebé ve la luz por primera vez, por fin podemos mantener un contacto físico con él de forma intencionada. Le abrazamos, acariciamos, dormimos con nuestro cuerpo pegado al suyo, le damos el pecho a demanda, cargamos con él todo el tiempo yendo de un lugar a otro... A partir de ahí, no solo la relación emocional se estrecha, sinó toda la forma en que nuestros hijos y nosotros empezamos a ver el mundo. Todo transcurre de forma natural, nuestros hijos y nosotros interactuamos constantemente entre nosotros y con el “Medio” sin fisuras, aprendiendo juntos, comiendo juntos, descubriendo cada día muchas cosas juntos, y después de todo ese período de “continuo” natural nos tenemos que enfrentar a que tenemos que decidir, entre los 3 y los 6 años, aproximadamente, según las necesidades familiares, de que forma queremos que nuestros hijos se eduquen, como si la educación se pudiera separar de alguna forma de la Crianza.

Hay muchos tipos de escuelas. Más allá de la simple opción entre pública y concertada o privada, cada vez hay un panorama más amplio, que nos permite escoger, también, entre un diverso y nutrido grupo de proyectos educativos alternativos, y además de todo eso, aún nos queda otra opción, una que nos permite continuar con la Crianza que habíamos escogido sin ningún tipo de interferencias, una que hace que el devenir de nuestros días no tenga que cambiar de golpe de un día para otro porque pasó un cumpleaños concreto: Educar en casa.

Esa opción, la de educar en familia, en el hogar, es una opción cada vez más escogida por algunos de aquellos padres que decidieron, desde muy temprano, llevar para con sus hijos lo que se conoce como la Crianza con Apego (Attachment Parenting). Este tipo de crianza es aquella que promueve la cercanía, el contacto y el vínculo, entre padres e hijos desde el mismo momento del parto, a poder ser natural, obviamente. Y sí, además de los consabidos motivos esgrimidos para optar por el “homeschooling” (ideología, pedagogía, casos de bulling, etc) el hecho de practicar la Crianza con Apego (o con Vínculo), también es uno de los motivos, de hecho es un motivo que cada vez más, resulta decisivo para muchas familias, y es que para algunos no tiene mucho sentido tener que interrumpir un estilo de vida que se lleva a gusto solo por las influencias sociales externas, ajenas a la familia.

2 interesantes comentarios

  1. Maria // miércoles, enero 31, 2007 3:14:00 a. m.  

    Precioso, y totalmente de acuerdo.

  2. Anónimo // sábado, febrero 10, 2007 5:31:00 p. m.  

    Gracias Maria,
    me alegro mucho de que te guste ;-)
    Un beso,
    Azu