Charlotte Mason escribe en el primer volumen titulado "La Educación en el Hogar" de sus libros en "The Original Homeschooling Series" sobre la narración, uno de los fundamentos básicos en esta filosofía educativa.

"La narración es un arte" dice Charlotte M., "porque se encuentra ahí, en la mente de cada niño, esperando a ser descubierta, y no es el resultado de algún proceso disciplinario en su Educación."

La narración es utilizada en este método para dos cosas según he podido entender hasta este momento:

1. Para crear el hábito de atención.

La narración se lleva a cabo después de una lectura que en su duración depende de cada niño. Antes de leer el niño sabe que de su parte se requiere una narración por lo que su atención es obtenida voluntariamente. Nuestro comienzo ha sido muy entusiasmado, los libros todos son muy interesantes aunque siempre ántes de leer S. de 9 años siempre me pregunta ¿Tengo que narrar cuando termines de leer?

2. Para permitir que el niño se "apropie" de lo que ha leído.

Lo que me ha parecido bien interesante y que ha picado grandemente mi curiosidad es ver como funciona eso de las "relaciones" que los niños han de formar, según Charlotte Mason, con los autores y sucesos que encontramos en los libros.
Cuando se requiere una narración de lo que se ha leído, el niño no tiene que repetir palabra por palabra o repetir toda la información correcta y completa. La narración es una "interpretación" personal de lo que el niño encontró en la lectura por lo que incluirá algunos detalles que el niño "rescató" de entre las lineas, algunos detalles que surgieron de la imaginación gracias al vocabulario que emplea el autor, y algunas frases que serán idénticas, palabra por palabra, a aquellas leídas. Me he divertido en esta semana al ver como S. interpreta algunos textos y como estos textos capturan su imaginación. Leímos la versión de Shakespeare para niños de los hermanos Lamb de la obra "Los Dos Caballeros de Verona" y me ha rogado que porfavor no pare, que continúe leyendo y que es el libro que más le ha gustado hasta ahora. ¿Cuánto durará esto?...

3 interesantes comentarios

  1. Maria // viernes, enero 18, 2008 3:17:00 a. m.  

    A veces a Joel le pido que me 'lea' un libro que hayamos leído varias veces y que veo que le ha gustado. Entonces repite frases, a veces palabra por palabra, y otras las reinterpreta. Pero pedirle que haga una narración es mejor, claro. Probaremos a hacerlo, ahora creo que está en un buen momento para ello.
    1beso.

  2. paloma // viernes, enero 18, 2008 5:35:00 a. m.  

    Te agradezco muchísimo que compartas tus lecturas sobre Charlotte Mason. Me parece muy interesante para aplicar en mi familia. Una pregunta:¿has comenzado este año con tu hija? Otra duda ¿no se perderá la magia de la lectura, su gratuidad? Mis hijos muchas veces le cuentan a su padre las lecturas que hemos hecho de manera espontánea, pero si tienen la obligación..., me recuerda un poco al cole...¿cómo se lo planteaste? Muchas preguntas para una mamá tan ocupada..Un beso.

  3. Educando en Familia // domingo, enero 20, 2008 8:49:00 p. m.  

    Saludos señoras!

    María,
    Creo que con lo que cuentas confirmas lo que yo con mis hijos también he podido confirmar. CH dice que la narración es algo tan natural en los niños para todo, que tiene que ser aprovechada en su Educación. Ella pone ejemplos de cómo cuando los niños hacen un viaje, experimentan un suceso, o tienen cualquier experiencia viene a ellos como una reacción natural el contar esa experiencia. Y eso de que utilizan el mismo vocabulario y expresiones confirma también que de el libro toman mucho más que una linda historia.

    Paloma,
    Comenzamos el 7 de Enero con un programa formal, una nueva experienica porque anteriormente todo había sido informal y natural. Este método es natural aunque estructurado y formal, así me lo ha parecido en papel, veamos que tal funciona el la vida real. Le daremos un año de prueba.

    No sé si tengas razón en cuanto a perder el amor a la lectura, yo también temo eso. Según leo el hecho de proporcionar libros interesantes y "vivos", reducir las lecciones a 10 minutos cada una, y que el padre actúe como facilitador y no aleccionador conocedor-de-todo y no se interponga en la relación que los niños deben formar con los autores y sus obras debe prevenir eso.
    Hasta ahora las historias han estado interesantes en todos los libros. La narración, aunque dura unos 3 minutos generalmente, dependiendo del largo de la lectura, si parece ser algo a lo que habrá que acostumbrarse porque S. aunque no muy en contra de la idea, no la encuentra muy placentera tampoco. Ya contaré que es lo que sucede en esto aunque me imagino que con todos los hijos es diferente.

    Un saludito a las dos desde una casa en donde esperamos la noche más fria del invierto, hasta ahora. Brrr!