Este fué uno de nuestros paseos veraniegos a una granja local. Estas criaturas aman escalar, y los administradores de la granja han creado varias estructuras para el deleite de más de tres familias de cabras. Son también una gran diversión para los niños, quienes las pueden alimentar, acariciar. Cuando hay recien nacidos se puede darles de comer, si no hay muchos visitantes.

Uno de los propósitos por el que Charlotte Mason recomienda mantener al niño en contacto íntimo con la naturaleza es para desarrollar en el pequeño el hábito del ser observador. Una de sus recomendaciones es hacer preguntas que dirijan la atención del niño a los detalles de su alrededor. La geografía del lugar, plantas, insectos, topografía, la posición del sol, el clima, la forma de las nubes, los olores, etc.

Una buena educación, dice CM, debe ser capaz de desarrollar en el niño una buena capacidad de observación que le sea de utilidad en todos los diferentes aspectos de su vida práctica y académica.

2 interesantes comentarios

  1. amigos homeschoolers // lunes, octubre 06, 2008 9:38:00 a. m.  

    que excursión tan bonita.
    Tienes razón, es importante que lso niños se acostumbren a observar a su alrededor, les ayuda en muy diversos aspectos de su vida. Nosotros ayer salimos a dar un paseo, y fue muy interesante ver como Yvain y Ginebra se fijaban en un saltamontes que estaba en el camino y como le seguían en su trayecto de saltos hasta que ya no les fué posible :-)
    Besos

  2. Educando en Familia // lunes, octubre 06, 2008 12:03:00 p. m.  

    Hey Azu,

    Una de las grandes ventajas de la educacion en familia ¿no?