Por fin el frío parece estar menguando. La primavera está cerca; lo sé porque hay un par de tulipanes que comienzan a revivir cada año, por estas fechas. Ya los vi en el jardín. Inmediatamente sonreí porque espero con anticipación todas las cosas buenas que vienen con la primavera; incluyendo un jardín para atraer mariposas y colibríes que estamos planeando gracias a que leo muy regularmente a una de mis "blogueras" favoritas. María nos inició en esto de la observación de los pájaros.

Hace ya algún tiempo que comenzamos con el proyecto del comedero de pájaros para Ciencias Naturales gracias a lo que ella nos compartió en EKleKtiKós. Han pasado muchas cosas desde entonces.
Al principio los niños no se encontraban muy interesados en nuestros invitados a comer. Pájaros cardenales, carpinteros, palomas, cuervos, y otros nos visitaron regularmente sin causar el mínimo de curiosidad. No sé realmente que pasó, pero un día cuando compré una bolsa de comida especial para pájaros cantores, mi querida "S" leyó la parte trasera de la bolsa en donde describía los diferentes tipos de productos especificando qué tipo de pájaros atrae cada uno. Pues ese día hizo clic.

Para entonces ya teníamos trabajando un tiempo laaargo en nuestro cuaderno de Ciencias Naturales; haciendo dibujos de los árboles en cada entrada, describiendo los cambios observados en el jardín al terminar el otoño y comenzar el invierno, la lluvia, después la nieve, etc. La intención con estos proyectos es la de desarrollar un hábito para la observación, que lleva naturalmente al aprendizaje.

Pues, al principio el plan era trabajar en un terrarium del que había hablado anteriormente, pero la búsqueda de un contenedor de cristal lo suficientemente grande y a bajo precio nos detuvo el proyectito. (si alguien está interesado en ver este proyecto del terrarium María lo esta haciendo con su pequeño J).
Para no hacer el cuento mucho más largo, ya hace unas semanas que tenemos 3 comederos de madera para pájaros, una fuentecita para que tomen agua y se den un baño, y un comedero especial para colibríes. Estamos también trabajando en el proyecto del jardín con los enlaces que compartí hace un tiempo.
¿Porque? Pues es que hace ya algún tiempo que los niños han comenzado a interesarse en los pájaros, observando a los visitantes, las diferentes variedades y características y hasta su comportamiento (eje: los cardenales siempre nos visitan en parejas; el macho y la hembra).
El día de hoy discutimos sobre el método científico y lo práctico que es para conocer el orden que reina en la naturaleza.

Cada mañana tempranito salgo a llenar nuestros tres comederos (si, ¡todos los días los lleno!), mientras los niños observan por la ventana; mucho frío afuera para que me acompañen. Después abrimos todas las persianas y observamos el árbol que está justo en frente. ¡Mira que grande carpintero! es uno de pecho rojo; comenta "S". Ése otro es un cardenal hembra, por ahí debe estar el macho. El día de hoy nos visitó un pájaro que no habíamos visto antes, me apuraron al Internet para buscar el nombre.

Seguimos trabajando en nuestro diario, pero ahora con impresiones para pintar de los diferentes pájaros que nos visitan y en las que ambos; S de 8 años y C el niño de 3 años, se aplican para colorear de manera fidedigna.
Pensaba abandonar este proyecto...también. Si recuerdan anteriormente fracasamos con lo de el estudio del clima (aunque no completamente, sí en la gran mayoría del proyecto, ¡ouch! ),y con otras cosas que aunque más pequeñas de cualquier forma requirieron en su tiempo mucho trabajo de mi parte, pero así es esto de la educación, ¿no?

¿Una de las mayores ventajas de la Educación en Familia? Si algo no funciona, lo desechamos y cambiamos de plan para satisfacer las necesidades educativas del individuo en el tiempo presente.

Y así estamos hoy. Sí, seguimos teniendo nuestras lecturas y discusiones de historia durante el desayuno y almuerzo. S está atendiendo a las clases de ballet que había abandonado el año pasado. Las sesiones de matemáticas las está teniendo con su papá todos los fines de semana.

Justo cuando me comenzaba a sentir desanimada por la monotonía y lo que me parecía a mí como un estancamiento en el aprendizaje y dinámica de nuestra educación (me imagino que por el frío del invierno, jeje) las cosas parecen volver a avanzar. Y yo tan solo me puedo sentar para dar un suspiro de alivio y me vuelvo a llamar "tonta" por cuestionar, revisar, volver a revisar y dudar de mi capacidad para ofrecer a mis hijos una buena educación. Sí, algunas veces una se siente como una fracasada, pero nadie dijo que esto es fácil.

2 interesantes comentarios

  1. Maria // martes, marzo 06, 2007 3:27:00 a. m.  

    Cómo me alegra que las cosas salgan un poco como uno quiere. Es verdad que a veces algo no te interesa hasta que de repente te empieza a interesar. Es una perogrullada pero cierta.

    Nosotros quitamos el comedero hace un par de meses, porque el viento y la lluvia lo estaban deteriorando. Cuando mejore un poco más el tiempo, lo colgaremos otra vez. De todas formas, no tuvimos visitantes. Así que me alegra mucho que los vuestros funcionen tan bien.

    Un beso.

    Maria.

  2. Educando en Familia // martes, marzo 06, 2007 12:44:00 p. m.  

    Hey María,

    Gracias por comentar. Pues ¿como saber que va a funcionar y que no?
    Depende de tantas cosas diferentes.

    Estoy pensando en una pequeña propuesta para tu proyecto del comedero de pájaros...te envío un email después.